Sábado, 9 de Marzo: Las cuerdas del corazón

Cómo podrá  abrirse mi corazón,He tenido la gran suerte de crecer escuchando la sabiduría de mi abuela. Sabiduría cargada de vida, experiencia, dolor, entrega… Recuerdo que cuando era pequeña me llamaba la atención una de las frases que ella suele usar “se me cortan las cuerdas del corazón” (que he decir que me suena mucho mejor en su gallego natural).

Ella usaba esta expresión cada vez que algo que pasaba, que veía o que escuchaba la conmovía por dentro, y yo al oírla siempre me imaginaba un corazón atado sobre sí mismo con muchas cuerdas que se iban rompiendo.
Hoy, al escuchar en la Eucaristía “Misericordia quiero y no sacrificios” ha venido esa imagen y ese recuerdo a mi corazón, y he pensado: que bien sabe mi abuela lo que significa la misericordia…
Ojala nosotros, en nuestro camino a la Pascua dejemos que Dios, a través de la vida, nos vaya rompiendo las cuerdas que amarran nuestro corazón.
Buenas noches y buen camino

Olalla González, rmi

Dónde buscar

Hoy sólo un vídeo con  una pregunta ¿dónde estamos buscando el amor que nuestra vida anhela?

A veces las palabras sobran, y lo único que necesitamos es hacer espacio al Misterio, aclarar nuestra mira, y aprender a buscar en el lugar correcto… allí donde la vida se gesta entre silencios y esperanzas, entre luchas y dolores, entre lágrimas y caricias…  Porque el Amor sigue naciendo cada día en nuestras vidas… no busquemos en el lugar equivocado…

Olalla González, RMI

COMENZAMOS

¡Nos ponemos en camino!

Comienza el Adviento, y con él nuestros deseos de ponernos nuevamente en marcha para recorrer este tiempo de espera y de esperanza de una manera nueva y apasionada. Queremos que cada huella en este camino nos ayude a reconocer al Dios que se encarna en nuestro mundo, en nuestra realidad, en nuestro ser.

A veces los gestos más sencillos, las decisiones más pequeñas son las que marcan la diferencia en nuestro día a día, por eso hoy, para calentar motores y emprender el camino, te invito a hacer un pequeño compromiso para este Adviento: DESPERTARTE, siendo consciente de lo que esto significa.

Es la invitación que nos hace hoy el Evangelio: “estad siempre despiertos”, y quizá para ello  un buen comienzo sea cambiar nuestro despertar matutino.

Al abrir tus ojos cada mañana intenta agradecer, celebrar, bailar, cantar, confiar, alegrarte… aclara bien tu mirada para que puedas ser consciente de la Bondad y la Belleza que Dios pone ante ti cada día. Porque en estos tiempos de crisis necesitamos hacer crecer la esperanza y el optimismo que nace de una certeza: ¡nos gusta nuestro Padre!

Como siempre  los niños, son los mejores maestros…

Este Adviento, vamos “de camino a Belén”

Hace unos meses un grupo de religiosos jóvenes se puso “De camino a la Pascua”, con el deseo de ayudar a cuidar la cuaresma cada noche, abriendo el corazón. La noche del sábado 1 de diciembre comienza un nuevo camino… a Belén; necesitamos prepararnos, encontrar la estrella, adentrarnos para encontrar la Vida. ¿Te animas a caminar con nosotros este Adviento?

Como en la Cuaresma, durante este tiempo de Adviento nos gustaría poder compartir unos minutos cada noche con vosotros, para terminar el día de una forma “diferente”, a través de una pequeña reflexión, un vídeo, una canción… algo que nos pueda ayudar a avivar esa búsqueda diaria en el camino hacia Belén… Puedes acompañarnos en el blog (decaminoalapascua.wordpress.com), por Twitter (@decaminoabelen) y en Facebook (www.facebook.com/decaminoabelen).

En la Cuaresma éramos siete religiosos jóvenes de distintas congregaciones. Ahora en Adviento este grupo ha crecido en número y en diversidad. Somos 14 religiosos jóvenes, de 14 congregaciones distintas. Cada noche, hacia las 21.30 h., uno de nosotros será el que ofrezca unas huellas distintas de los pasos hacia Belén. Unas “buenas noches” diferentes…

  • Olalla González, Religiosa de María Inmaculada
  • Marina Utrilla, Religiosa de los Sagrados Corazones
  • Vicente Niño, fraile Dominico
  • Daniel Cuesta, Jesuita
  • Guzmán Pérez, Salesiano
  • Alba Rodríguez, Esclava Carmelita de la Sagrada Familia
  • Manuel Ogalla, Misionero Claretiano.
  • David Alarcón, Carmelita Descalzo
  • María Huertas, Hermana del Santo Ángel de la Guarda
  • Carlos Galán, Misionero Redentorista
  • José Miguel Fernández, Hermano de La Salle
  • Fabio Oliveira, Hermano Marista
  • Ángela Lopera, Esclava del Divino Corazón
  • Salva Jiménez, Franciscano

Así juntos, podemos ir caminando por este Adviento de camino a Belén, donde nace la Vida…

¿Caminas con nosotros?

Miércoles 28 de Marzo

LIBERTAD SIN REBAJAS

“Si permanecéis en mi Palabra, conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”

Se puede decir más alto, pero no más claro… una vez más Jesús sigue invitándonos a vivir en libertad pero sin rebajas. A lo largo de la Cuaresma nos ha recordado algunas de sus ofertas: para ser el primero, buscar el último lugar; para ganar la vida, perderla; para ser libre, vivir en la verdad.

Y es que conocer la verdad implica reconocer el Amor de Dios, que se revela en Jesús de manera incondicional; pero para acoger esta Verdad  necesitamos acercarnos también a nuestras “pequeñas verdades”, hecha de luces y de sombras… y solo nos podremos enfrentar sin angustia con nuestra verdad si creemos que todo cuanto hay en nosotros está abrazado por el Amor de Dios.

Jesús en su encarnación y en toda su vida entregada nos muestra como se “abaja” hasta nuestra parte más vulnerable, hasta el rincón más herido de nuestra alma, para allí acariciarnos y sanarnos amorosamente. Jesús en cada paso de su vida nos muestra que todo tiene un sentido, que todo es bueno, que todo está empapado de su Amor.

Y como el Amor de Dios también habita incluso en el caos más profundo y en las tinieblas más oscuras, nosotros podemos enfrentarnos a nuestros miedos, pues no existe nada que  pueda separarnos del Amor de Dios, que en Jesucristo se ha doblegado hasta nuestros pies frágiles y polvorientos para mostrarnos nuestra verdadera y liberar nuestra libertad.

“¡Señor Jesús! 
Mi Fuerza y mi Fracaso eres Tú.
Mi Herencia y mi Pobreza.
Tú, mi Justicia, Jesús.
Mi Guerra y mi Paz.
¡Mi libre Libertad!
Mi Muerte y Vida,
Tú, Palabra de mis gritos,
Silencio de mi espera,
Testigo de mis sueños.
¡Cruz de mi cruz!
Causa de mi Amargura,
Perdón de mi egoísmo,
Crimen de mi proceso,
Juez de mi pobre llanto,
Razón de mi esperanza, ¡Tú!
Mi Tierra Prometida eres Tú…”

Pedro Casaldáliga

Buenas Noches

                                                                                                          Olalla González, RMI