Jueves 14 de Marzo: Anunciar la resurrección

“Anunciar la resurrección no es anunciar otra vida, sino mostrar que la vida puede ganar en intensidad y que todas las situaciones de muerte que atravesamos pueden transformarse en resurrección. Creo que debemos intentar participar un poco en esta realidad, esto es, intentar convertirnos en hombres de resurrección, testimoniando una moral de resurrección como una llamada a una vida más profunda, más intensa, que finalmente pueda deshacer el sentido mismo de la muerte. Pienso que el lenguaje que debemos utilizar para dirigirnos  a los hombres es ante todo el ejemplo que debemos dar, el lenguaje de la vida: con este lenguaje lograremos que comprendan lo que significa resurrección.

Nos hacen falta profetas quizás un poco locos. Sí, porque la resurrección es una locura, y hay que anunciarla a lo loco. Debemos decir: “Cristo ha resucitado”, y todos nosotros hemos resucitado en él. Todos los hombres; no sólo los que pertenecen a la Iglesia, todos. Y  entonces, si en lo más hondo de nosotros la angustia se transforma en confianza, podremos hacer lo que nadie se atreve a hacer hoy: bendecir la vida.

Hoy los cristianos son cada vez más minoritarios, casi en diáspora. ¿Qué relación tiene esta minoría con la humanidad entera?
Esta minoría es un pueblo aparte para ser reyes, sacerdotes y profetas; para trabajar, servir, orar por la salvación universal y la transfiguración del universo, para convertirse en servidores pobres y pacíficos del Dios crucificado y resucitado

(O. Clément, cit. en En el drama de ¡a incredulidad con Teresa de Lisieux, Verbo Divino, Estella 1998).

Creo que ya hay suficientes palabras… Un deseo más antes de acabar el día… Que la Iglesia, de la mano del Papa Francisco, camine hacia la Pascua con paso firme y alegre. ¡Buenas noches!

Alba, ecsf

la-puerta

Jueves 28: Fin de una época

Esta tarde mientras el Papa Benedicto XVI marchaba hacia Castelgandolfo, una de las periodistas ha dicho algo así: “Con Benedicto XVI se cierra una época, la época del Papado en el s. XX, el próximo Papa no habrá vivido el holocausto”.

Hoy, probablemente, termina o se cierra una etapa para la Historia de la Iglesia, y esta noche, antes de que te acuestes, quiero invitarte a cerrar también esta etapa de tu vida para que mañana te levantes dispuest@ a empezar una nueva.

La Cuaresma quiere ayudarnos a cerrar etapas, que se parece mucho a cerrar heridas, a iluminar sombras, a reconocer el Paso de Dios, a “limpiar los cuencos, para que la comida de mañana, no tenga el sabor de la de ayer”. Un cierre de etapa agradecido y también sincero, consciente. Para poder levantarnos mañana y reestrenar la vida, con una nueva mirada hacia las cosas de siempre, con una nueva esperanza en las manos.

Te dejo que te lo pienses hasta el final de esta Cuaresma. La Pascua será un momento privilegiado para empezar de nuevo.

El Papa te deja su última enseñanza: Cierra esta etapa, y ábrete asombrad@, sin miedo, a lo que está por venir.

¡Buenas noches!

Jueves 14 de Febrero – Dejar de ser borregos

Esta tarde cuando he vuelto a casa he visto en twitter un tweet que comparto aquí:

Me ha gustado, porque hoy es más típico, más habitual, más lo que hace todo el mundo, escribir ¡feliz día de San Valentín!, y rellenar algunas líneas de un amor, más o menos, empalagoso, más o menos verdadero, sólo porque hoy todo el mundo celebra San Valentín.

Sin embargo, desde otro punto de vista, en toda la Iglesia celebramos la fiesta de San Cirilo y San Metodio, patronos de Europa, y esto, que mucha menos gente celebra, pero que también es verdad. Esto me ha hecho pensar en lo que es para nosotros la cuaresma. No se trata de cambiar de mundo e inventarnos un mundo paralelo, en que vivimos de una forma extraña que nadie comprende, no se trata de hacernos  “raritos” ayunando, dando limosna, rezando un poco más a menudo. Creo que se trata de descubrir nosotros y descubrirles a otros, otra parte de la realidad que les rodea. Otro punto de vista. Estos días de Cuaresma que son para otros más tiempo ordinario, son para nosotros un tiempo en que dejamos de ser borregos y vivimos con la mirada puesta más arriba, más alto, también con la mirada puesta más profundo, más hondo. Así, enriquecemos también la vida de los que piensan que siempre es tiempo ordinario. ¡Buenas Noches, y Feliz día de San Cirilo y San Metodio!

borregos02

 

 

20 de Diciembre – “Cansinear” a Dios

Isaías 7,10-14
En aquellos días, el Señor habló a Acaz: -«Pide una señal al Señor, tu Dios: en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo.»

Respondió Acaz: – «No la pido, no quiero tentar al Señor.»

Entonces dijo Dios: – «Escucha, casa de David: ¿No os basta cansar a los hombres, que cansáis incluso a mi Dios? Pues el Señor, por su cuenta, os dará una señal: Mirad: la virgen está encinta y da a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”.

7321304272_944f738070_mSí, hermanos y hermanas, el Emmanuel se hace hombre, Dios se hace carne y viene a la tierra porque somos unos “CANSINOS“.  No nos basta cansarnos entre nosotros que cansamos incluso a Dios. Cansados hasta para pedirle una señal a Dios, ¡qué ya es decir!.

Todo el día con perezas: para poner en marcha un proyecto, para darle la vuelta a la situación con un amigo, para llamar a aquella persona que lo necesita. Todo el día cansados de vivir porque no vemos la parte hermosa de lo que hacemos, porque vivimos arrastrándonos de una actividad a otra y sólo nos fijamos en el cansancio del camino, olvidando el gusto de la obra bien hecha, del trabajo acabado, de la paz reconstruida, de la cumbre alcanzada a base de subir ladera.

Hasta que, al final, cansamos incluso a Dios, y se dice a Sí mismo: “Voy a darles una señal porque si no van a ser incapaces de salir de su propia espiral de cansancio”. Y, a través del profeta, nos comunica la mejor noticia, la que obliga a ponerse a cada uno de pie, la que pide una respuesta no de “cansineo” sino de diligencia, de ilusión, de arrojo: “Voy a hacerme uno de vosotros, para acompañaros en el camino, para que encontréis en mí descanso, para que veáis más allá de la inquietud de la vida, el misterio profundo y bello que encierra. Voy a esconderme en la carne para que aprendáis a mirar”.

Como aquellos “cansinos” del siglo VII a.C. (con los que tuvo que lidiar Isaías), nuestros “cansineos” del  siglo XXI d.C. siguen “obligando” a Dios a encarnarse.

Buenas noches, a 4 días de la Mejor Noche, la Nochebuena.

H. Alba, ecsf

Jueves, 6 de Diciembre – Alégrate Sión, la entristecida…

El Adviento es una gozada… Es lo primero que se me pasa por la cabeza. Los proyectos nuevos con los amigos de antes (gracias Olalla, Manuel, Marina, Dani, Guzmán, Vicente) y con los de ahora (Ángela, Carlos, David, Fabio, José Miguel, Salva, María)…

Y este gozo de encuentros y reencuentros, de presentes y futuros, lo encontramos más completo aún en la Palabra de Dios, por medio del profeta Isaías. ¡Qué sería del Adviento sin él! Los pobres, los abatidos, las lágrimas consoladas, los festines de manjares suculentos, los sordos, los mudos, la paz… son los grandes protagonistas de este tiempo, gracias al profeta Isaías. La Promesa de Dios para todos, la Promesa de Dios que alcanza a todos.

Dios mismo se hace garante de esta promesa. “Es el Señor quién lo ha dicho”. Él con sus manos prepara el festín, construye murallas y baluartes, arranca el velo que cubre a las naciones y enjuga las lágrimas de todos los rostros. Él mismo con sus Manos. Esa es la Verdad de la historia y del mundo, esa es la Verdad que nos espera, esa es la Verdad que empezamos a gozar en este mundo, cuando conseguimos vivir el Adviento de esperarle cada día. Es la Verdad que nos alcanza cuando creemos con fe firme, que Él vendrá Intrépido y Hermoso, Santo de prodigios invencibles.

H. Alba, ecsf

http://www.blog.nicomontero.com/wp-content/files/Algo_pasa_en_la_tierra_NICO.mp3

Este Adviento, vamos “de camino a Belén”

Hace unos meses un grupo de religiosos jóvenes se puso “De camino a la Pascua”, con el deseo de ayudar a cuidar la cuaresma cada noche, abriendo el corazón. La noche del sábado 1 de diciembre comienza un nuevo camino… a Belén; necesitamos prepararnos, encontrar la estrella, adentrarnos para encontrar la Vida. ¿Te animas a caminar con nosotros este Adviento?

Como en la Cuaresma, durante este tiempo de Adviento nos gustaría poder compartir unos minutos cada noche con vosotros, para terminar el día de una forma “diferente”, a través de una pequeña reflexión, un vídeo, una canción… algo que nos pueda ayudar a avivar esa búsqueda diaria en el camino hacia Belén… Puedes acompañarnos en el blog (decaminoalapascua.wordpress.com), por Twitter (@decaminoabelen) y en Facebook (www.facebook.com/decaminoabelen).

En la Cuaresma éramos siete religiosos jóvenes de distintas congregaciones. Ahora en Adviento este grupo ha crecido en número y en diversidad. Somos 14 religiosos jóvenes, de 14 congregaciones distintas. Cada noche, hacia las 21.30 h., uno de nosotros será el que ofrezca unas huellas distintas de los pasos hacia Belén. Unas “buenas noches” diferentes…

  • Olalla González, Religiosa de María Inmaculada
  • Marina Utrilla, Religiosa de los Sagrados Corazones
  • Vicente Niño, fraile Dominico
  • Daniel Cuesta, Jesuita
  • Guzmán Pérez, Salesiano
  • Alba Rodríguez, Esclava Carmelita de la Sagrada Familia
  • Manuel Ogalla, Misionero Claretiano.
  • David Alarcón, Carmelita Descalzo
  • María Huertas, Hermana del Santo Ángel de la Guarda
  • Carlos Galán, Misionero Redentorista
  • José Miguel Fernández, Hermano de La Salle
  • Fabio Oliveira, Hermano Marista
  • Ángela Lopera, Esclava del Divino Corazón
  • Salva Jiménez, Franciscano

Así juntos, podemos ir caminando por este Adviento de camino a Belén, donde nace la Vida…

¿Caminas con nosotros?

Sábado 31 de Marzo: «¿Qué os parece? ¿No vendrá a la fiesta?»

Esta es la última pregunta del Evangelio de hoy, sábado. Se la hacen los judíos que han subido a Jerusalén, y buscan en el Templo a Jesús.

Acercarse al Evangelio esta última semana ha sido un ejercicio de alto riesgo. Jesús se ha revelado como igual al Padre, como verdad liberadora, como el que acerca a Dios a los hombres y a los hombres a Dios. Los fariseos ya no pueden más, no entienden nada, solo saben que “uno tiene que morir por el pueblo para que no perezca la nación entera”.

Los judíos no conocen a Jesús. Por supuesto que viene a la fiesta. Jesús es un hombre de fiestas, es el novio en las bodas, es el que llena del vino de la alegría los odres vacíos de los tristes. Ha estado en fiestas con publicanos, prostitutas, recaudadores de impuestos, leprosos y pecadores de toda índole. Y esta fiesta es, de todas las fiestas, la más importante.

Llega montado en un pobre pollino, aclamado por niños pequeños. Y será la fiesta en la que abrirá su corazón a sus discípulos y a todo el que quiera asomarse y contemplar lo inenarrable, y ver lo inaudito. Jesús va a ser el anfitrión de la gran fiesta del amor que se entrega hasta el final y vence a la muerte. Esta es la gran fiesta de la humanidad, la fiesta que justifica el resto de fiestas, la fiesta que hace posible que nosotros sigamos haciendo fiesta.

Prepárate para vivir junto a Él la hondura de esta fiesta, que es de todo menos una fiesta banal, superficial, inocua. Es una fiesta que pasa por asumir el dolor y transformarlo en vida. ¡Alégrate, que Él viene a la fiesta!

Alba Rodríguez ecsf