Miércoles, 7 de Marzo

Todos sabemos la pereza que da  situarnos frente a nuestros trasteros y decir: ¡hoy toca limpieza general! Después de la decisión llega el conflicto: ¿por dónde empiezo? ¿Qué limpio primero? ¿Qué tiro y qué sigo guardando?…

Y es que probablemente en nuestros trasteros –tanto interiores como exteriores- se van acumulando cosas que almacenamos “por si acaso…” y que la mayoría de las veces en vez de ayudarnos a caminar entorpecen nuestros pasos.

En nuestro interior guardamos  recuerdos que nos dan seguridad, imágenes que alientan nuestro camino, palabras que nos producen confianza…. Pero al lado de todo esto que nos impulsa, también puede esconderse un “lastre” que nos pesa y nos paraliza: lágrimas no acompañadas, experiencias que nos bloquean, heridas todavía infectadas…

La cuaresma puede ser un buen momento para empezar a recolocar, actualizar y dejar al Señor que ponga su Luz en nuestros trasteros. El Evangelio de hoy nos sugiere una clave fundamental para esta tarea: el servicio.

Necesitamos limpiar nuestros trasteros para potenciar todo aquello que tenemos en nuestro interior y que nos hace libres para servir y nos impulsa a instalarnos  en los últimos puestos, para así dejar que el Evangelio irrumpa en el cuerpo.

“Cuando el Evangelio irrumpe en el cuerpo, no es la paz de la siesta lo que llega, es la revolución, es ver cómo escapan de las manos las riendas de nuestra vida, es una locura insólita, es la inmensa alegría acompañada del hondo dolor.

Cuando el Evangelio irrumpe en el cuerpo llega disfrazado de humanidad, miserable y extraordinaria; marcará nuestra vida para siempre, hará una línea en nuestra historia que divida el antes y el ahora; y nos dejará pobres, inmensamente pobres, desposeídas de nosotras mismas, pero firmes en la esperanza y abiertas hacia la libertad.

Cuando el Evangelio irrumpe en el cuerpo habrá que pedir ayuda. A fuerza de mente, corazón y gracia, le reconoceremos. Pero no, no será la paz de la siesta la que llegue. Nos dejará despiertas y atentas, nos hará humildes y solidarias, nos atraerá hacia otros… y nos pondrá en camino, proclamando que el reinado de Dios ya se acerca” (Texto tomado de Ana Morales)

Abramos nuestros “trasteros” para que irrumpa el Evangelio y sigamos caminando hacia la Pascua a fuerza de ensayo y error.

Buenas Noches

Olalla, RMI

Anuncios

Un pensamiento en “Miércoles, 7 de Marzo

  1. Gracias Olalla por tu reflexión y por compartir el preciso texto de Ana, es muy iluminador. Gracias también por hacerte eco de la gente que vive y canta el evangelio como es Álvaro Fraile, un gran cantautor y mejor amigo. Un abrazo desde el sur del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s