VIERNES 22 MARZO. YA ESTÁN PISANDO NUESTROS PIES…

YA ESTÁN PISANDO NUESTROS PIES…YA ESTÁN PISANDO NUESTROS PIES

Hoy  de camino a la pascua, ya en los umbrales de la pascua, la palabra nos sitúa en el fondo de la cuestión. Se nos muestra los porqués de querer acabar con Jesús. Me ha llamado la atención de la Palabra de Dios de hoy tres elementos:

–          PIEDRAS: agarraron piedras… quizá no les hiciera falta porque la piedra más dura la tenían dentro: su corazón. Un corazón de piedra incapaz de reconocer a Jesús, ni siquiera aceptando sus obras …pasó haciendo el bien… Un corazón de piedra que no nos deja sentirnos y ser hijos de Dios. ¿Tú también agarras piedras? y tú corazón de piedra ¿cómo lo estás preparando para los días que vienen? Dame fe recta Señor para no agarrar piedras sino para cambiar mi corazón de piedra.

–          CREER: ni a Jesús ni a sus obras… ¡Imposible! que difícil es mirar más allá, remar mar adentro, dejar esquemas… Pero hoy más que nunca necesitamos CREER: para soñar esperanzados, para ponernos en camino, para mirar la vida de otra manera. Dame fe recta Señor, para creer en ti y en tus obras, y en las obras que haces en cada uno. Dame fe recta que devuelva a mi vida los sueños, la esperanza de ser y de vivir como lo que soy: HIJO/A DE DIOS.

–          MARCHAR: se marchó de nuevo… a las afueras, con los que no cuentan, donde recuperamos lo original de nuestra experiencia cristiana. Y tú ¿te quedas en tu comodidad, en tus seguridades? ¿por qué no te pones en camino?

Cambia Señor nuestro corazón de PIEDRA, para CREER y vivir como lo que soy, como HIJO DE DIOS y después de esta pascua MARCHAR, con paso firme, con pie descalzo hacia ti y hacia mis hermanos. DAME FE RECTA.

Fr. Salva ofm

DÍA 8 MARZO: SÓLO EL AMOR NOS SALVARÁ…

… dice una cantante de nuestra tierra, con mucho ritmo… y nos va diciendo además que hay muchas heridas difíciles de sanar, pero aún así hay que hacer frente a la adversidad. Pide estar juntos una eternidad, en una entrega total, ABRAZARTE UNA VEZ MÁS, porque sólo el amor nos salvará… y dice el comentarista de la radio ¡cuánta razón¡ ¿verdad?

Así centró Jesús el mensaje del Reino, el rostro de Dios Padre. ¿Quieres vivir una eternidad? Comprende que el centro está en amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo. Es decir: SÓLO EL AMOR NOS SALVARÁ.

Aceptando el abrazo del Padre, en el Hijo por el Espíritu y el abrazo que tú des a tu hermano serás salvado, seremos salvados. Muchos han comprendido, vivido y practicado este ABRAZO DE AMOR QUE SALVA Y QUE TRANSFORMA.

El primero y que abrió el camino: JESUCRISTO. Amó, abrazó, tocó, se mezcló, se acercó, se conmovió… su abrazo de amor transformó la realidad y desencadenó una oleada de abrazos salvadores y transformantes.

FRANCISCO DE ASÍS transformó a base de abrazos de amor la realidad: con los ladrones que atormentaban a los hermanos y que a base de caridad les cambió la vida (Florecillas 26), o el lobo de Gubbio que simplemente necesitaba ser amado para dejar de aterrorizar a las gentes sencillas (Florecillas 21).

SAN JUAN BOSCO cuando invitaba a los suyos a transformar la realidad no con golpes sino con amor. Y cuando le decía a un pequeño: si sabes silbar, aquí tienes un amigo… abrazos de amor que transforman y salvan…

SAN ANTONIO MARÍA CLARET y su lema: la caridad nos urge… que transformó y transforma el corazón, llevando al corazón Inmaculado de María…

Y tantos otros…

Te invito a que pongas en los comentarios esos ejemplos que conoces de tu fundador, de la persona que tienes cerca que a base de abrazos de amor salva y transforma.

Necesitamos esos ejemplos que nos ayuden y estimulen a hacer nosotros lo mismo, a caminar, a dar abrazos cada día… porque SÓLO EL AMOR NOS SALVARÁ…

Fr. Salva

DOS PREGUNTAS, MUCHAS RESPUESTAS, TU RESPUESTA

DOS PREGUNTAS, MUCHAS RESPUESTAS, TU RESPUESTA

Dos simples preguntas de Jesús desencadenan uno de los diálogos más verdaderos que podríamos ver.

¿Quién dice la gente que soy yo? y vosotros ¿quién decís que soy yo? Los discípulos entran a saco y Pedro da en la clave.

Pero quizá hubiese sido más productivo haberle respondido a Jesús con otra pregunta: Señor y tú ¿qué quieres de mi? porque sabes que te puedo dar muchas respuestas y desde muchas posiciones. Desde la comodidad y la seguridad de una poltrona, agazapado detrás de unos muros que me protegen. Desde el desierto que nos desinstala, que nos desposee de todo, en el que sentimos que sólo Dios, SÓLO ÉL, es nuestra fuerza. Desde la dificultad que muchos viven hoy: económica, social, en el trabajo, en las familias, en la iglesia, en las comunidades… donde algunas veces nuestro discurso suena a palabrería barata.

Me sale decirte Señor que tú sabes mejor que yo quién eres para mí.

Pero yo necesito saber quién soy para ti, qué quieres de mi vida, cuál va a ser mi proyecto, dónde seré de verdad feliz…

Y entre los interrogantes surge la ADMIRACIÓN por tu respuesta: SÓLO EN MI. Sólo en ti Señor voy a encontrar el camino; voy a ser feliz; voy a sentir tu fuerza; voy a dar sentido a mi sin sentido; voy a romper con todo lo que me ata y no me acerca a los hermanos, con mis comodidades, con mis miedos y mis rencores. Sólo en ti voy a darte la respuesta correcta, porque…

¡TÚ ERES LA RESPUESTA!

Fr. Salva ofm

DÍA DE REYES A UN CLIC

DIA DE REYES A UN CLIC

¡Cómo cambian las cosas! Aunque todavía esta mañana hemos visto y escuchado a tantos niños y niñas contentos con las cosas que los Magos de Oriente les han traído muchos estarán disfrutando a golpe de TIC, de CLIC…

Nuestro camino a Belén también ha estado hecho a base de TIC y de muchos CLIC, CLIC…

Seguramente si hoy vinieran de nuevo los Magos de Oriente mirarían la mejor ruta en algún buscador, y el mapa para llegar mejor a Belén, casi sin tener que preguntar en Jerusalén. También de un CLIC habrían conocido un poco más de las andanzas de Herodes y de cómo se las gastaba, en algún blog crítico a sus modos y maneras. También habrían buscado por facebook, tuenti o twiter el perfil de María y de José por lo menos para ponerles cara a los padres de la “pequeña criatura” sin meter mucho la pata…

Nuestra búsqueda, nuestro camino a Belén ha estado hecho a base de muchos TIC.

El primero cuando un grupo de buena gente y un poco locos, como los Magos de Oriente, dijeron esta aventura me gusta, y dimos el primer clic a la foto de los caminantes en un gran ¡ME GUSTA! Sí, un CLIC muy fuerte en el ME GUSTA (porque no hay ME ENCANTA) para Olalla, Daniel, Manuel, Alba, Vicente, Guzmán, Marina, María, José Miguel, David, Fabio, Ángela, Carlos y Salva. Cada correo, cada aviso, cada detalle, la reflexión de cada día… nos ha unido, ha hecho de este grupo una pequeña comunidad internáutica, dónde los primeros beneficiados hemos sido nosotros mismos. ¡GRACIAS! ¡UN TIC FUERTE PARA TODOS!

El siguente CLIC es para todos vosotros a modo de estrellas, de pastores, de magos… habéis sido compañeros de camino, hermanos de reflexión, de oración y de cariño. Sin conocernos hemos estado pidiendo unos por otros, nos hemos motivado para vivir un Adviento y una Navidad distintos. ¡GRACIAS! ¡UN TIC GRANDE AL ME GUSTA!

Pero el CLIC más grande se lo debemos al Señor de la Vida que tanto nos ha regalado, que nos ha dado a su propio Hijo para hacernos en Él también a nosotros hijos ¡UN ME GUSTA POR TODO LO ALTO! ¡CLIC, CLIC, CLIC Y REQUETE-CLIC!

Esto no termina aquí. Los Magos al ver al niño con su madre se llenaron de INMENSA ALEGRÍA y volvieron a su casa por otro camino… Seguimos caminando, queremos seguir caminando, necesitamos seguir caminando. Y en el camino encontrarnos de nuevo, para animarnos, para darnos esa pizca de ilusión y de sueños que todos necesitamos. Para sentir de nuevo en nuestro corazón la alegría que nace del ser hijos y hermanos.

Seguimos caminando, estamos cerca, muy cerca ¡basta un CLIC!

Fr. Salva.

 

Viernes. La mirada de Michele

LA MIRADA DE MICHELE.

Nos pasó en Roma en una de las tantas librerías religiosas que allí hay. Saludando a un monseñor se acercó un joven que pedía, un barbone como les dicen. No le dimos nada, nos pidió la bendición. Pero, por esas cosas de la vida en las que Dios te sorprende, entablamos una conversación. ¿Cómo te llamas? Michele ¿De dónde eres? Que importa – nos responde -. Lo importante no es de dónde vengo o a dónde voy, de qué nación eres o donde naciste. Lo importante es que Jesús nos ha salvado y nos ama y nos hace a todos hermanos en su amor. Y así siguió hablando en esta línea y nos despedimos con el saludo de PACE E BENE, a lo que nos deseo MUCHA PAZ.

Pero no quedó ahí la cosa. Casi por arte de magia, a la mañana siguiente en otro punto distinto de Roma de nuevo nos encontramos a Michele. La verdad, es que la alegría fue grande. La mirada denotaba un brillo y una viveza especial. Esta vez nos saludamos por el nombre y con gozo. Y de nuevo comenzamos a hablar: Hoy, ¿cómo estás? ¿bien o mal? Y la respuesta de Michele no se hizo esperar: ¡Que pregunta! Me gustaría estar bien, intento hacer el bien… pero descubro que en mi vida muchísimas veces no siento ni vivo ese bien que me gustaría… conviven en todos el bien y el mal, pero deberíamos amar más a todos, sin juicios, de manera limpia… Esta vez teníamos tiempo, el sol nos alumbraba y calentaba a todos ¡porque hacía un frío! pero más nos animaban las palabras de Michele y el brillo que transmitía en la mirada cada vez que compartía con nosotros una idea o una reflexión. Después de un buen rato hablando, de pedirnos unas monedillas, quedamos en rezar unos por otros encarecidamente. No dudo que Michele está rezando por nosotros.

Después comienzan las elucubraciones. Estará en la calle por opción… Lo mismo tiene problemas psicológicos… o el síndrome de Jerusalén y se cree Jesucristo… o vaya usted a saber… Lo mismo pensaron de Jesús: como come y bebe, es un comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores… Pero al final seguimos en la plaza como los niños gritándonos nuestras suposiciones.

Michele, sus palabras, su MIRADA… fueron presencia y palabra de Dios. Nos recordó lo esencial, el misterio de cada hombre, la salvación sólo por y desde el AMOR, ser hermanos por encima de todo, la oración unos por otros… Dios viene, Dios está presente en tu vida. Su MIRADA de amor hacia ti, es constante, continua, llena de ternura y misericordia. Los hechos, tu historia, tu vida, dan razón a la sabiduría de Dios.

La MIRADA de Michele nos lo recuerda, a pesar de todo Dios sigue viniendo, Dios sigue saliendo a tu encuentro ¡NO LO DUDES! Mira con ojos limpios, déjate mirar. Ama y déjate amar. ¡VEN SEÑOR JESÚS!

Fr. Salva ofm

MICHELE

Este Adviento, vamos “de camino a Belén”

Hace unos meses un grupo de religiosos jóvenes se puso “De camino a la Pascua”, con el deseo de ayudar a cuidar la cuaresma cada noche, abriendo el corazón. La noche del sábado 1 de diciembre comienza un nuevo camino… a Belén; necesitamos prepararnos, encontrar la estrella, adentrarnos para encontrar la Vida. ¿Te animas a caminar con nosotros este Adviento?

Como en la Cuaresma, durante este tiempo de Adviento nos gustaría poder compartir unos minutos cada noche con vosotros, para terminar el día de una forma “diferente”, a través de una pequeña reflexión, un vídeo, una canción… algo que nos pueda ayudar a avivar esa búsqueda diaria en el camino hacia Belén… Puedes acompañarnos en el blog (decaminoalapascua.wordpress.com), por Twitter (@decaminoabelen) y en Facebook (www.facebook.com/decaminoabelen).

En la Cuaresma éramos siete religiosos jóvenes de distintas congregaciones. Ahora en Adviento este grupo ha crecido en número y en diversidad. Somos 14 religiosos jóvenes, de 14 congregaciones distintas. Cada noche, hacia las 21.30 h., uno de nosotros será el que ofrezca unas huellas distintas de los pasos hacia Belén. Unas “buenas noches” diferentes…

  • Olalla González, Religiosa de María Inmaculada
  • Marina Utrilla, Religiosa de los Sagrados Corazones
  • Vicente Niño, fraile Dominico
  • Daniel Cuesta, Jesuita
  • Guzmán Pérez, Salesiano
  • Alba Rodríguez, Esclava Carmelita de la Sagrada Familia
  • Manuel Ogalla, Misionero Claretiano.
  • David Alarcón, Carmelita Descalzo
  • María Huertas, Hermana del Santo Ángel de la Guarda
  • Carlos Galán, Misionero Redentorista
  • José Miguel Fernández, Hermano de La Salle
  • Fabio Oliveira, Hermano Marista
  • Ángela Lopera, Esclava del Divino Corazón
  • Salva Jiménez, Franciscano

Así juntos, podemos ir caminando por este Adviento de camino a Belén, donde nace la Vida…

¿Caminas con nosotros?