“Con todo mi CORAZÓN”

Image

Durante todo este tiempo de cuaresma, tiempo de desierto… Dios nos ha ido hablando al corazón, él siempre directo al centro, al eje del cual parten todas nuestras acciones.

El tiempo de preparación va tocando su fin, y quizás es un buen momento para pararte y preguntarte ¿Tengo el corazón dispuesto, abierto para vivir con hondura y verdad el misterio central de nuestra FE? ¿Estoy viviendo con pasión o con desidia?

Quizás este texto de M. Spínola: (fundador de la Congregación de las Esclavas del D.C.)a la cual pertenezco te puede ayudar en este último tramo de la cuaresma:

“… el corazón es el trono y como el asiento de todos nuestros afectos…”

Quien dice corazón dice amor; pues en verdad el oficio propio del corazón es amar, como lo es alumbrar de la luz, como lo es el quemar del fuego, y como lo es del entendimiento razonar y discurrir. Pero los amores se distinguen unos de otros bajo muchos aspectos; su grado de intensidad, su manera de expresarse, su índole y naturaleza les dan matices, y aún condiciones muy diversas; resultando de aquí que así como nos diferenciamos unos de otros los hombres por la fisonomía, así por los amores se diferencian los corazones humanos.

            Corazones egoístas, corazones metalizados, corazones de tierra, corazones de fango, corazones generosos, corazones nobles, corazones desinteresados, corazones magnánimes, corazones rectos, corazones soberbios, corazones humildes… he aquí como para muestra, las múltiples denominaciones que a los corazones solemos dar, y que establecen entre ellos muros de separación, porque no hay duda que media un abismo entre un corazón egoísta y un corazón desinteresado, entre un corazón ruín y un corazón generoso, entre un corazón grande y un corazón estrecho, etc.”

  • Relee el texto de M. Spínola, deja que te resuene por dentro y con sinceridad pregúntate: ¿cómo anda tu corazón? ¿Con cuál de estos matices te identificas más? ¿con qué intensidad estás amando…? ¿Qué grado de implicación…?
Anuncios

Un pensamiento en ““Con todo mi CORAZÓN”

  1. Gracias Ángela por remitirnos a nuestro propio corazón antes de celebrar lo nuclear de nuestra fe. Con tus palabras y las de Marcelo Spínola, me preparo por dentro a VIVIR INTENSAMENTE esta experiencia de pasar de la cruz a la vida que el Señor nos regala.
    Un abrazo agradecido y fraterno, CC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s