¿Os apetece un refresco?

medida rebosante

Recuerdo perfectamente la primera vez que entré en un Burguer King y me explicaron que, al comprar la bebida, lo que compraba en realidad era un vaso que podría rellenar cuantas veces me apeteciese en una máquina como la de la imagen. “Uou… ¡me voy a poner las botas!” – algo así habré dicho. Después me puse a pensar… “Lo que podríamos hacer sería comprar solo una bebida (o un vaso) entre todos y después ir rellenando. ¡Así beberemos todos hasta la saciedad gastando muy poquito!”

Creo que no llegué a poner mis planes en marcha, pero no pude evitar beber unos cuantos vasos, solo para quedar con la sensación de que había hecho un buen negocio. ¿Os suena la escena? A todos nos sorprende la aparente generosidad y nos encanta la posibilidad de beber hasta hartarnos (¡aunque estemos hablando de refrescos!).

Pues esta mañana, leyendo el evangelio de hoy, me acordé de esta imagen. “Dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante.” Sí, hay Alguien que, aun sin ningún interés comercial, no se cansa de llenar y rellenar nuestro vaso, y lo hace con su VIDA, que ciertamente refresca más que la mismísima Coca-Cola. ¿Qué pide a cambio? Que tratemos de dar con esa misma medida, que compartamos nuestro vaso con los de nuestra mesa. “Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados”

¿Alguien se apunta a un refresco?

fábio oliveira, hermano marista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s