Termina un año, preparamos la cena, las uvas, el cotillón y nos deseamos un feliz año nuevo. Pensamos en lo que nos ha traído el año, los triunfos y los fracasos, las alegrías y las penas. Recordamos a los que estaban y ya no están, vemos a gente nueva que empieza a formar parte de nuestra vida. Nos damos cuenta de las cosas que han cambiado desde el año pasado, o tal vez tenemos la sensación de que el tiempo ha pasado muy deprisa y apenas ha cambiado nada.

Quizá, en medio de todo el barullo de fiesta, evaluación, recuerdos y propósitos, sea un buen momento para recordar el paso de Dios por nuestro año 2012, y de prepararnos para acogerle mejor a lo largo del 2013.

“El año se acaba. Empieza otro.

Más que voluntariosos propósitos, es tiempo para una propuesta: ¿Por qué no dedicar, antes del champán, el turrón y las felicitaciones, un buen tiempo a “mirar”?

Ignacio de Loyola, ante la Encarnación, propone contemplar:

1- “Cómo las tres personas divinas miraban toda la planicia o redondez de todo el mundo llena de hombres”. 

Sugerimos mirar a nuestro mundo con ojos de Dios, llenos de ternura y compasión ante tanto horror y sufrimiento, y de deseo ante tanto esfuerzo y generosidad.

2- En concreto “ver las personas (…) de la haz de la tierra, en tanta diversidad, así en trajes como en gestos: unos blancos y otros negros, unos en paz y otros en guerra, unos llorando y otros riendo, unos sanos, otros enfermos, unos naciendo y otros muriendo”. 
Podemos ver las personas de nuestra historia durante este 2012, nuestro tiempo y experiencias, nuestros progresos y fracasos con ellos, sus preocupaciones, las nuestras, esperanzas y regalos inesperados…

3- Y después, de nuevo “ver y considerar las tres personas divinas como en su solio real o trono de su divina majestad, cómo miran toda la haz y redondez de la tierra”. Un rato final para ahondar en el deseo de este Dios que se vuelve a agachar para este 2013: qué desea ante todo lo visto, a qué me desea…

¿Por qué no dedicar un tiempo a hablarle de ello, como a un amigo, o incluso a escribir este diálogo…?”  (www.espiritualidadignaciana.org)

¡Feliz Año Nuevo a todos!

Dani Cuesta SJ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s