Lunes 5 de marzo

“Os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante” (Lc 6,38)

¿Hay una promesa mejor que ésta? Me gustaría que terminásemos el día deteniéndonos en esta promesa. En realidad y en el fondo no hay garantía mayor, pero muchas veces nos cuesta creerlo de verdad y vamos llenándonos de cosas —pequeñas promesas— para ir cubriendo los huecos que tenemos en nuestra vida. La Cuaresma es tiempo de revisarse, de poner en claro y sobre la mesa de qué y con qué nos estamos intentando saciar, para poder elegir qué es lo que verdaderamente queremos que ocupe nuestro corazón. Las renuncias a estas cosas que nos “okupan” son costosas —¿quién lo duda? ¡porque está claro que algo nos aportan!— y no dan fruto sólo por un voluntarismo exigente con nosotros mismos, sino que nacen y son fecundas porque nacen de la confianza en una promesa de plenitud de vida.

¿Quién no quiere sentirse lleno? Cuidemos en esta Cuaresma avivar nuestro deseo de Dios pidiéndoselo a Él: sólo en la medida en que este anhelo se haga cada vez más grande podremos ir desatándonos de aquello que sólo colma pequeños horizontes. No hacemos solos este camino a veces incómodo para nuestros pasos, Dios siempre está.

Empieza este ejercicio de hacer crecer el deseo de Dios en ti esta noche; escucha esta canción y deja que Dios te invite a confiar en Él.

http://ixcis.org/audio/abrazando_la_noche/26_FIATE.mp3″

Marina Utrilla ss.cc.

Anuncios

Un pensamiento en “Lunes 5 de marzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s